Lo que está sucediendo en el mundo gastronómico no es más que una muestra de lo que es este país: un lugar donde nos gusta comer. Y, como nos gusta, el hecho de que la cocina haya saltado a la pantalla, de que los cocineros sean referentes para muchos niños y que los congresos gastronómicos llenen el mapa de España es maravilloso.

Pero también es un hecho que viene a hacer justicia a un gremio que durante décadas, exceptuando a unos pocos, ha estado relegado a un pequeño espacio de donde salía gloria bendita, pero donde no se entraba jamás. Un espacio oculto en el que, además de pasión, había horas de trabajo sin reconocer y sacrificios familiares.

Bajo estas dos premisas, me permito afirmar que lo que estamos viviendo es un hecho de agradecer.

Cuanta más oferta exista, cuantos más programas ocupen la parrilla televisiva y cuantos más negocios abran en nuestras calles, más opciones tendremos para reconocer lo bueno de lo malo. Gozaremos de más autoridad para exigir y que nos exijan los responsables de este gremio.

Ya estoy cansada de las voces que critican por criticar, porque así y sólo así consiguen mantener su hueco. Hastiada estoy también de estómagos agradecidos e insípidos. Por todo ello, me alegra inmensamente que cada vez la gastronomía esté más presente en nuestro día a día.

Qué brillante es asistir al maravilloso espectáculo de ver a pequeños aprendiendo de Dani García a preparar una pizza prèt-a-porter, o enamorarse del pescado con Ángel León; pero que alucinante es también ver como lo mayores amplían su recetario y su cesta de la compra.

Porque sí, porque la gastronomía es mejor pensarla de forma que creamos que ha llegado para meterse hasta el fondo en nuestras cocinas de donde, por otra parte, nunca ha salido.

Y vean si es importante la alimentación y la cocina que en la Exposición Universal de Milán 2015 el patrimonio culinario y cultural español serán los protagonistas del pabellón español.

©2018 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?