Que eficaz resulta un leve impulso sobre la primera ficha para generar un espectáculo asombroso y fascinante ¿verdad?

Este es, en mi opinión, el efecto que necesita nuestra agroindustria para su definitivo éxito mundial. Ahora que estamos en la cumbre universal de lo culinario, cuando nuestros chefs son estrellas mediáticas, es el momento del “efecto dominó”. El impulso de la técnica más sofisticada en la alta cocina de hoy, debe arrastrar tambien al éxito al producto de calidad. Desde la sal y el cereal del sur, pasando por el oro líquido de nuestros olivos centenarios, la huerta, la carne el mar y por supuesto el vino, han de ser compañeros de viaje en ese serpenteante efecto de las fichas al caer para alcanzar la gloria.

La minuciosa colocación de las fichas es clave, la calidad, el trabajo en equipo, el afán perfeccionista y la buena comunicación han de funcionar como un todo, este impulso solo se da una vez, el “efecto dominó” no admite errores, pero la recompensa final es grande y para todos. Cada ficha, un productor, un hortelano, un bodeguero o un hombre del mar, pero también un jefe de sala, un sumiller o un ayudante de cocina, cada cambio de color la decisión de un creativo, el artículo de un crítico o la voz de un parlamentario en defensa de lo nuestro y al final, si el impulso se aprovecha, que bonito espectáculo ¡ que satisfacción y que ganas de volver a poner en pie las fichas, lanzas las redes al mar, sembrar la nueva cosecha o vendimiar el esfuerzo de todo un año para dar al mundo lo mejor de nuestra tierra.

Que caiga la primera ficha…

CONTÁCTENOS

Escríbanos un email y le contestaremos lo antes posible. Gracias.

Enviando

©2018 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?