Queridos lectores de esta tribuna: hoy estamos todos de enhorabuena por la distinción con tres estrellas Michelin para la Tripulación de Aponiente, el restaurante liderado por Ángel León en El Puerto de Santa María. Hoy la luz de Cádiz es aún más brillante y los aromas marinos más pronunciados gracias al trabajo de este excepcional equipo de profesionales que, desde un molino de mareas, han conseguido por primera vez en la historia de Andalucía que un restaurante alcance este extraordinario reconocimiento.

Sin duda alguna, este premio no es cuestión de suerte y si de mucho trabajo, investigación, esfuerzo y dedicación a lo largo de muchos años. La primera vez que Ángel atraco en El Puerto lo hizo junto al muelle del Vaporcito en un pequeño y coqueto Tambuche donde los sabores y las ganas por crecer y mejorar superaron las expectativas. Pronto tuvo que levantar anclas y cambiar de ubicación. Como no podía ser de otra manera, Ángel buscó y rebuscó por la ciudad un local para su nueva aventura y, como es todo un valiente, decidió asentar en la calle del Puerto Escondido su nuevo proyecto gastronómico: Aponiente.

Desde cero formó un equipo de profesionales y sentó las bases y la filosofía de lo que debía ser su tripulación y que ahora es parte de su familia. Allí, en un pequeño rincón al sur del sur donde los críticos de Michelin no solían recalar, consiguió su primera y emocionante estrella. Peleó contra viento y marea para conseguirla. Con el paso del tiempo un nuevo proyecto dotó de nueva vida al restaurante y pudo trasladarse a un lugar mágico y talismán para Ángel como es el antiguo Molino de Mareas de El Puerto. Tras un esfuerzo titánico por aportar a la ciudad de El Puerto nuevos valores consiguió transformar el espacio en su Nautilus y desde su puente de mando dirigir con mano firme la nave hasta el estrellato.

Todos los aficionados a la gastronomía, el sector del turismo, la universidad, los Jerezanos, Portuenses, Gaditanos y hasta INEM se alegran por esta noticia que, ni más ni menos, ha venido para hacer justicia por tantos esfuerzos y sinsabores para nuestro cocinero estrella. Porque alcanzar el éxito no es un camino de rosas y a lo largo de toda su carrera el Capitán tuvo que hacer muchos esfuerzos y renunciar a muchos momentos en familia, con amigos o simplemente descansando junto al mar. No compensará seguro el esfuerzo, pero no quiero terminar sin hacer una propuesta formal para nombrar a Ángel León Doctor Honoris Causa de nuestra Academia Andaluza de Gastronomía por el éxito alcanzado junto a su Tripulación. Enhorabuena y muchas gracias a todos los que lo habéis hecho posible.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTÁCTENOS

Escríbanos un email y le contestaremos lo antes posible. Gracias.

Enviando

©2018 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?