IN MEMORIAM: NICOLAS MUELA

Conocía a Nicolás desde hace mucho tiempo, pero fue hace poco más de siete años cuando empezamos a tener una relación frecuente y fluida, con ocasión de la presentación en Buenos Aires de la Academia Iberoamericana de Gastronomía que estaba dando sus primeros pasos.

Me pidió que le ayudara a la organización de diversos eventos y me hizo partícipe, desde el primer momento, de su entusiasmo a la hora de abordarlos.

¡Cómo disfrutamos peleando con todos los contratiempos que se nos fueron presentando y comprobando posteriormente que había merecido la pena nuestra lucha!

Y es que nuestro Nico era así: peleón y disfrutón.

Fueron varias las ocasiones en las que, más tarde, volvimos a coincidir en la promoción de la gastronomía andaluza por países iberoamericanos y siempre con la misma alegría compartida y con el mismo sentimiento de profunda amistad, nacida de una mera relación profesional.

Y es que esa era otra de sus señas de identidad: imposible tratar con él y no terminar siendo su amigo.

Le dije en cierta ocasión: “Nico, sólo hace siete años que nos relacionamos y me parece que eres mi amigo de toda la vida”. Su respuesta fue contundente: “¿Cómo lo dudas?, somos amigos de toda la vida y para toda la vida”.

Y así ha sido.

Difícilmente se encuentran personas, en un mundo de intereses, que se entreguen a un proyecto con la fuerza que Nicolás le puso a todo.

Pero muy especialmente a su tema preferido, la gastronomía. El fue quien me propuso que ingresara en la Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo, a lo que le respondí que yo no era experto ni gran conocedor de nuestra cultura gastronómica. De nuevo me convenció con un solo argumento: “Tú y yo sabemos vender y eso es lo que necesita esta tierra”.

Fue Nicolás uno de los artífices de que la Academia Iberoamericana de Gastronomía se constituyera y estableciera su sede en Sevilla, lo que le valió ser designado Adjunto al Presidente de aquella; pero además consiguió que la Andaluza fuera la única Academia no nacional que se integrara en la Iberoamericana. Todo ello supuso ejercer, desde Andalucía, el liderazgo en el acercamiento de las culturas gastronómicas de una y otra orilla del Atlántico.

A su tesón se debe el nacimiento y puesta en marcha de Academias como la dominicana o la cubana y de iniciativas como la distinción de Ciudad Iberoamericana de la Cultura Gastronómica que ostentó nuestra Córdoba el pasado año.

Te imagino en el Paraíso, muerto pero de risa, diciendo “¡Vaya embolaolados que os he dejado!” Y es verdad. Nos enseñaste un camino que tenemos que seguir recorriendo, en tu memoria y con lo que siempre te identificó como el hombre de bien que fuiste:  TU ALEGRIA.

Así te recordaremos siempre amigo Nicolás.

Julio Moreno Ventas

Lágrimas negras

El lunes 4 de enero de 2016 se nos fue Nicolás Muela Velasco. Fundador de la Academia Iberoamericana de Gastronomía, refundador de la Academia Andaluza de Gastronomía, directivo de la Confederación de Empresarios de Andalucía, director de relaciones institucionales de El Corte Inglés, jefe de exportaciones de FASA-Renault. Ingeniero aeronáutico, Máster en Relaciones Industriales por UCLA University. Innumerables premios tales como Personalidad del año 2014 del Grupo Excelencias por su destacada aportación a la difusión de la cultura en Iberoamérica o reconocimientos públicos como los que le brindó la Unicef.

Los grandes personajes no se van, dejan sus obras. Una mente prodigiosa, creativa, prolífica. Capaz de imaginar y crear acontecimientos que ya forman parte de nuestras vidas. Desde las consolidadas carreras nocturnas, conciertos sinfónicos de las músicas de nuestra tierra en países como Colombia, Argentina, Cuba… monumentos muy bien plantados por las calles de Sevilla, premios humanitarios o incluso celebrar la Feria de Sevilla con todos sus honores en la mismísima República Dominicana.

Manuel Rodríguez me decía de él que hay personas que nacen con una estrella, un encanto especial. Capaz de estar sentado en el despacho de la más alta institución y a los cinco minutos estar hablando con la persona más humilde con la misma pasión.

Su familia, su mujer Concha, sus hijos Nicolás, Carlos y Conchita, sus nietos. Sus hermanos, cuñados y sobrinos, glorioso cariño, que si le veían profesar amistad, la comparten igual o mayor si cabe sabiendo de su honestidad para profesarla.

Y hablando de profesar. Una de sus innumerables anécdotas. En una conferencia en la Universidad de La Habana con un aforo completo de estudiantes y dirigentes cubanos, él discernía acerca de las relaciones institucionales, de su experiencia empresarial. Era el año 2003, osado pero visionario a la vista de la apertura cubana. En el turno de preguntas, un señor del público se levantó y preguntó: «Profesor Nicolás. Está muy bien todo lo que nos ha dicho, pero ¿cómo encajaría usted todo esto en el mundo cubano?». A lo que él respondió: «Fácil, invítenme a quedarme 6 meses». El señor replicó: «¡Pero no me ha contestado!». Volvió a responder: «No no, si me invitan, ya le daré yo la respuesta a los 6 meses». Genio y figura. Desde ese instante arrastró el apodo cariñoso con el que lo llamábamos: Profesor Nicolás. Testigos fueron Rafael Marín, Jose Carlos de Santiago, Manuel Rodríguez y servidor.

Los duetos inolvidables en presentaciones con Luis Miguel Martín Rubio, Flamenco Bulevar (los Moya para los amigos), José Manuel Delgado dirigiendo orquestas con dos ensayos en los grandes teatros de América, los concursos de sevillanas en su caseta, los duos con Rafael Romero, sus amigos cubanos, en especial su inseparable Luis Barbosa.

Capaz de corregir, fuera quien fuera, cuando algo no les gustaba o le parecía injusto. A la vez dispuesto a aprender con la misma vehemencia.

Santiago Urquijo recordaba estos días con gran acierto su repetida frase, más si cabe en sus últimos tiempos: «Tenemos que disfrutar». Que no se nos olvide hacer las cosas con tesón, con pasión, con el corazón. El mismo corazón que le perdía y le emocionó para hacer las grandes obras.

Nicolás Muela nació en Sevilla en 1952 y murió el 4 de enero de 2016.

Alfonso Marín Caffarena

CONTÁCTENOS

Escríbanos un email y le contestaremos lo antes posible. Gracias.

Enviando

©2018 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?