El próximo día 16 de octubre, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación celebrará uno de los días más importantes en su calendario anual: el día Mundial de la Alimentación. Esta efeméride tiene como objetivo concienciarnos sobre el problema alimentario mundial y pretende hacer una llamada de atención a la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza en todo el mundo. Desde Andalucía, y concretamente desde nuestra Academia, queremos sumarnos a esta iniciativa y para ello les animamos ahora que aún están a tiempo (aunque cualquier día es bueno), a realizar su aportación. No lo piensen demasiado y acérquense al Banco de Alimentos más cercano a su domicilio; un grano no hace granero pero ayuda al compañero. Recuerden que el derecho a la alimentación es un derecho humano básico y que, lamentablemente, son demasiadas las personas que se encuentran en situación de necesidad tanto cerca como lejos de nuestro lugar de residencia.

Aquellos que tenemos ciertas inquietudes gastronómicas deberíamos ser especialmente susceptibles con este llamamiento y hacer todo lo posible por erradicar en la medida de nuestras posibilidades esta situación de desigualdad entre las personas de cualquier raza, religión o procedencia. Por suerte, Andalucía es una comunidad rica y fértil donde se producen un sinfín de alimentos, pero debemos hacer un llamamiento para que los empresarios inviertan en sistemas de alimentación sostenibles y en que favorezcan el desarrollo del mundo rural con garantías de calidad. Alimentar a la creciente población mundial, proteger el clima y abordar las causas fundamentales de la migración y el desplazamiento de las personas son algunos de los retos que necesitan una solución para alcanzar un mundo mejor, más justo y con oportunidades para todos.

Alcanzar el ‘Hambre Cero’ es posible con esfuerzo y el objetivo es que se produzca para 2030. Para ello debemos arrimar el hombro entre todos: particulares, empresas, organizaciones y, por supuesto, administraciones y gobiernos. Debemos exigirnos a nosotros mismos y a nuestro entorno medidas que favorezcan la erradicación del hambre a nivel mundial. Es increíble que a estas alturas de la ‘película’ cada año se produzcan el doble de alimentos que hacen falta para alimentar a los más de 7.300 millones de personas que habitan la Tierra pero 793 millones de personas aún pasen hambre.

©2018 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?