Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

La guía escrita por Alejandro Suárez recopila una lista de «bocadillos pequeños» que se pueden encontrar en Sevilla, algunos de ellos llegados de otros puntos de España

https://sevilla.abc.es/sevilla/montaditos-nombres-sevilla-distraido-piripi-pasando-matrimonio-20231212150657-nts.html

Sevilla ya tiene el manual en forma de pan con algo, pequeñito, acompañado con papas fritas o no, con maestría y delicadeza, la misma que le puso Alejandro Suárez, recientemente fallecido, a la primera ‘Guía de Montaditos con nombres propios’, una gozada para lectores por sus textos y por haber sido capaz de enumerar y ponerle nombre con fotos incluidas (imposible que no se te despierte el hambre) a los montaditos más clásicos de Sevilla. Desde el ‘matrimonio’ al ‘dobladillo’; desde el ‘capote’ al ‘exquisito’; del ‘San Martín’ al ‘campero’, del ‘caballito’ al ‘guardia civil’, pasando por ‘distraído’ y el ‘piripi’, todos, y algunos más, son protagonistas en una publicación editada por la Cadena Ser.

El primero en la lista es el ‘piripi’, el preferido para el autor, que aseguró en las páginas de la guía que «en esta pequeña obra de arte no sólo se combinan una magistral serie de ingredientes, sino que es parte de mi vida». El ‘piripi’ lleva filete de lomo, queso, rodaja de tomate, mayonesa/alioli, y bacon. Al montadito que tiene rodajas de tomate, aceite de oliva, y lonchas de panceta lo denomina ‘distraído’. De Jaén, se trajo el autor el nombre de ‘recluta’ para el bocadillito con anchoas, pan frito, rodajas de tomate y pimienta.

Sin embargo, para Alejandro Suárez, es el nombre del ‘matrimonio’ el que mejor puesto está. Con boquerón en vinagre, anchoas y pimiento, el autor indica además que «este montadito va de lujo con una copa de manzanilla bien fría». El ‘dobladillo’, llegado desde Cádiz, lleva tronco de caballa en aceite, mayonesa y rodajas de tomate, mientras que el ‘mantecadito’ se surte con solomillo al whisky y papas fritas

El ‘capote’ ocupa también para el autor un lugar destacado. Con tronquitos de melva, mayonesa y pimiento marrón, este montadito es un clásico (y cada vez más) en Triana. Sin olvidar al mini serranito, un referente, Alejandro Suárez le dio su sitio igualmente al ‘exquisito’ con paté, aceite, carne mechada y tomillo fresco. El ‘patamulo’ es otro bien considerado, con sólo queso de oveja de sabor intenso, igual que el ‘romanito’, con chorizo y crema de queso. El ‘caballito’ apuesta por el jamón serrano a la plancha y pan frito, y el ‘guardia civil’, por sardinas, pepinillo en vinagre, piquillo, y tomate opcionalmente picante. Para terminar, y con el deseo del autor de que cada vez se vea más en Sevilla, está la ‘trainera’, de San Sebastián, y que contiene chipirón a la plancha, jamón ibérico, vinagreta y gamba cocida.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?