Son contadas las veces en las que los periodistas tenemos la oportunidad de presenciar un hecho histórico, pero son menos frecuentes aún las ocasiones en las que se nos deja participar, junto a los actores, para alcanzar ese hito. Normalmente, las instituciones y empresas nos trasladan, a modo de conclusiones, documentos cerrados que son resultado de un proceso, si no opaco, al menos desconocido por quienes tienen la misión de divulgarlo. El ‘Manifiesto de Zafra’, gestado y consensuado por 40 cocineros del mundo rural que han participado en Terrae, el Encuentro Internacional de Gastronomía Rural, es un buen ejemplo de lo primero, ya que es fruto de tres intensas jornadas de charlas y mesas redondas celebradas en variopintos y distendidos escenarios, como la bodega portuguesa Herdade do Esporâo o la dehesa extremeña, donde los cocineros del mundo rural han expuesto sin ambages, ante una veintena de periodistas gastronómicos, los problemas que rodean a uno de los principales atractivos turísticos y motores económicos de los pueblos más pequeños, como es la gastronomía.

Reunidos por Benjamín Lana, presidente de la división de Gastronomía de Vocento, cocineros de España y Portugal, entre los que se encuentran los andaluces Benito Gómez (Bardal, ** Ronda) y Dani Carnero (La Cosmopolita, Málaga) han sellado un pacto en defensa de la cocina y los pequeños productores rurales, al tiempo que han puesto la semilla para trabajar conjuntamente y ejercer de lobby. Y este es otro de los grandes hitos logrados en Terrae, ya que los cocineros se han planteado por primera vez la necesidad de unirse y trasladar sus inquietudes y reivindicaciones como colectivo, en lugar de hacerlo de forma individual como hasta la fecha. De hecho, también han acordado llevar al Parlamento Europeo el ‘Manifiesto de Zafra’ (que es como se ha llamado el documento, ya que Zafra ha sido el centro neurálgico de estos tres días de reflexión y trabajo), al igual que van a pedir un pacto de Estado para salvar su futuro y el de su entorno. Con todo, Terrae ha supuesto un innovador formato, ya que es la primera vez que de un evento gastronómico se alcanza un acuerdo mayoritario que se ha plasmado y rubricado por algunos de los cocineros más conocidos del territorio y que supone un punto de partida para desarrollar un necesario trabajo en defensa de una parte muy importante de la gastronomía española: el mundo rural. Así, Terrae señala el camino a seguir, porque ha demostrado que hay que dar un paso más y huir de eventos gastronómicos obsoletos en los que los cocineros se limitan a replicar ante el público (cada vez más escaso) su recetario.

©2020 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?