Conseguir una buena mesa para dos en un restaurante es casi una misión imposible. Haberlas haylas, pero no se las recomiendo. Suelen ser algo así como un potro de tortura situado en un escaparate. Pequeñas, colocadas en los peores sitios, sin ventana, sin rincón, sin esquinas, sin razón… En fin, señores, una desesperación. (Y perdonen el ripio, pero me ha salido del corazón).
En mi particular estudio de las mesas para dos, he comprobado la pésima situación de las mismas además del perjuicio añadido que supone esa moda de platos imposibles e incluso voladores. Artilugios enormes, preciosos, esos sí, pero difíciles Las artes de la mesa cada vez más grandes, y las mesas cada vez más pequeñas. ¿Se acuerdan cuándo los platos eran blancos y redondos?
Usted llega a un restaurante en el que ha reservado mesa para dos. El maître le conduce a su mesa. “¡Vaya…!”, piensa usted; se sienta y espera a su pareja, amigo, amiga… con quien vaya a compartir la mesa. Cuando llega, usted que es un caballero, se levanta (y si no es un caballero, también). Ya empiezan los problemas. Cuando no se le enredan las piernas entre la silla y la mesa, se le cae una de las bellísimas copas borgoña al intentar retirar la mesa de la silla. Si es una señora la que espera, peor aún. El bolso que habíamos mantenido en un equilibrio inestable en el respaldo de la silla de diseño se cae. (Mala suerte, bolso al suelo se pierde el dinero…). Al intentar disimuladamente recoger el bolsito del suelo, rozamos el precioso plato de presentación que, como la mesa es muy pequeña y el plato enorme empuja al tenedor, por ejemplo, que también termina en el suelo.
Y si lo que pretendía era una romántica cena y declararse o algo así, intente en un arrebato cariñoso rozar la mano de su partenaire. Las copas, aunque enormes y espléndidas, las flores, los platos de presentación y de no presentación, los cubiertos… harán un boicot en forma de barrera a sus seductoras intenciones y nunca llegará a rozar la piel de su pareja.

©2019 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?