Los conceptos “Nutrición” y “Gastronomía” parecen estar siempre reñidos. Habitualmente, entendemos por comida sana algo poco palatable, insípido y sin gracia. Por desgracia, los antiguos “regímenes” de adelgazamiento, basados en la lechuga y la pechuga, tienen la culpa y es difícil eliminar el estigma. En el sentido contrario, la “GASTRONOMÍA” nos evoca siempre excesos, con comidas y bebidas abundantes de resultados hipercalóricos, aunque por supuesto deliciosos. Ambos estereotipos son exagerados y la Nutrición y la Gastronomía no solo pueden, sino que deben, ir de la mano.

Cuando se planifica una dieta, o un menú sano, hay un elemento fundamental para que surta el efecto fisiológico deseado: que sea consumido por su destinatario. Si la comida se queda en el plato, poco efecto va a hacer, e incluso, si lo comemos “a la fuerza” nuestra adherencia (el tiempo que vamos a seguir ese estilo alimentario) va a ser muy corta y pronto recalaremos en lo que realmente nos gusta.

Con esta idea surgen propuestas alimentarias sanas por parte blogueros, cocineros y cocinillas, que propone platos apetitosos, que lamentablemente no siempre son tan recomendables como sus autores pensaban, pues en la mayoría de los casos su formación nutricional no es muy completa. En el extremo contrario, tenemos a dietistas que hacen propuestas de alimentos sanos y apetitosos, si bien esto último a veces no se consigue del todo, pues tampoco son chefs consumados. En la mayoría de estos intentos de aproximación (nutricional-gastronómica), se suele tender a la innovación, es decir, a las últimas tendencias en ingredientes y formas de preparación. Se suele olvidar que existe una cocina muy sana y apetitosa que nuestros ancestros elaboraban y que forma parte de nuestro patrimonio gastronómico. Obviamente, habrá que seleccionar platos, evaluarlos nutricionalmente y acomodarlos a frecuencias de consumo y cantidades actuales, pues nuestros antepasados necesitaban muchas más calorías que las de nuestra sedentaria vida actual.

Con este ánimo de conocer mejor nuestra rica gastronomía, evaluarla, para después hacer propuestas nutricionales adecuadas, nos reunimos, en Segovia, expertos en nutrición y gastronomía de toda España en la “I Jornada Nacional de Nutrición y Gastronomía en las distintas Comunidades Autónomas”. Tras dos días de intensos debates, ya se están organizando las actividades para rescatar la “gastronomía tradicional más nutritiva y deliciosa de España”.

CONTÁCTENOS

Escríbanos un email y le contestaremos lo antes posible. Gracias.

Enviando

©2018 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?