Queridos lectores, lamento tener que escribir estas líneas para comunicarles que una parte importante de la hostelería patria cierra sus puertas hasta nuevo aviso. Anoche los comunicados eran continuos y, minuto tras minuto, recibíamos tristes noticias sobre un cierre tras otro. Las circunstancias mandan y sin una política nacional definida los empresarios preocupados por sus empleados, clientes y economías personales se ven forzados a cerrar.

Muy difícil tener que tomar esta decisión tras meses, en algunos casos, de trabajo creativo, elaboraciones de platos, presentaciones, vajillas y selección de proveedores (entre otras muchas cosas) para alcanzar la excelencia. Y ahora, por mano del diablo, las cosas se tuercen y exigen realizar un ejercicio de civismo y solidaridad para frenar la imparable expansión del innombrable. Conscientes de que la prioridad es salvar vidas, muchos han realizado un acto de generosidad y han sacrificado sus ilusiones por las de otros.

Estoy convencido de que no recibirán el aliento y apoyo de las administraciones, todavía algunos hosteleros están a la espera de cobrar ayudas por los temporales y no las han recibido hasta el día de hoy, y es por ello que hoy quiero dedicarles estas líneas. Al menos unas palabras de apoyo que les permita saber el cariño que desde esta Academia se tiene por todo el sector al que procesamos admiración.

También nosotros como Academia teníamos previsto celebrar próximamente nuestra asamblea anual en Granada que, finalmente y en un acto de responsabilidad social, hemos determinado aplazar hasta ver cómo evolucionan los acontecimientos. Desde aquí nuestro apoyo y agradecimientos a los académicos locales que estaban al cargo de los preparativos y que sensatamente han tomado la decisión correcta de suspensión temporal. En cuanto sea posible sabéis que tendréis todo nuestro apoyo para retomar la convocatoria.

Por último, creo expresar el sentir de muchos al hacer una llamada a la calma y la responsabilidad social que todos tenemos como seres humanos para frenar el ataque. Se debe cumplir con las recomendaciones que nos realicen desde los organismos oficiales y debemos tener grandes dosis de sentido común. Además ahora que debemos permanecer en casa el  mayor tiempo posible aprovechen para revisar su bodega y darle una oportunidad a esas reliquias del fondo para las que nunca encontró el momento. Organicen su tiempo y no se dejen llevar por el pánico o terminaran cargando sus carritos de papel higiénico. Un fuerte abrazo desde El Puerto y mucho ánimo para todos.

©2020 Academia Andaluza de Gastronomía y Turismo

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?